lunes, 12 de febrero de 2018

Pertenencia



Me adentré en el mismo negro centro negro,
allí donde el viento azota hasta hacer desaparecer el aire  y donde el vacío húmedo 
de la marea que nunca vuelve, desgarra  y reseca la piel.
Desnuda, 
rota, 
en contra de toda lógica  y ajena a las voces que me negaban.
Y allí dejé que en su desgarradura, el corazón hablase.

¿La oyes?, es tan suave y ligero el sonido de la pertenencia
que en el ruido de los días es difícil distinguirla.
¿La ves?, cierra los ojos y deja que su luz acurruque la desnudez que nos hiela el alma.
¿La sientes?, piénsalo bien porque de ella depende todo. Si es que no, mejor abandonar este naufragio, pero si la sientes, 
si aun la sientes, todo lo demás no importa.

martes, 30 de enero de 2018

Déjalo ser





En la quietud y bajo la luz que irradia
              frágil, armónica e irrepetible,
en el mismo centro del mar
bañado por el silencio mudo del viento
que acaricia el agua mojada,
se abre paso todo lo que llena ese inmenso volumen vacío
                                 el Íntimo Latido que late afuera
con la misma lentitud de la prisa sin camino
Y al término, bajo el azul cielo y sobre el azul mar 
resistiendo a todo ,incluso a mí,
                el Latir de ese latido.

miércoles, 24 de enero de 2018